Quién es el narrador en La Casa de Papel: El Fenómeno, documental de Netflix

Spoilers

La voz es de Javier Gómez Santander, guionista y coproductor ejecutivo de la serie

La Casa de Papel: El Fenómeno es un documental, producido por Netflix, sobre las claves del éxito de la serie española, y el narrador forma parte de esa gloria mundial.

View this post on Instagram

Con Pancho.

A post shared by Javier Gómez Santander (@javiergomezsantander) on

El narrador detrás del documental sobre el fenómeno

La voz en el documental, estrenado simultáneamente con la cuarta temporada de La Casa de Papel, es de Javier Gómez Santander, también guionista y coproductor ejecutivo de la serie.

De acuerdo con su breve biografía disponible en internet, Javier Gómez Santander nació en 1983 en la ciudad de Santader, al norte de España. Este 2020 llega a los 37 años de edad.

Javier ejerció el periodismo durante muchos años en la Cadena Ser y, desde 2006, en laSexta.

“Aburrido de los mapas (daba el clima), se refugió en la información política, y en 2011 pasó a formar parte de Al Rojo Vivo, la tertulia de la cadena”, explica su perfil publicado en goodreads.com, un sitio dedicado a reseñas de libros.

En 2012, Javier Gómez Santander creó La Sexta Columna, un programa de reportajes que dirigió durante las dos primeras temporadas.

En 2015, el narrador de La Casa de Papel: El Fenómeno escribió y publicó su primer libro, la novela El Crimen del Vendedor de Tricotosas. Dos años después, comenzaría su aventura en la serie de Netflix.

En 2017, Javier Gómez Santander y los otros escritores de la serie: Álex Pina, Esther Martínez Lobato, David Barrocal, Pablo Roa, Esther Morales y Fernando Sancristóbal, ganaron el Premio Iris al Mejor Guion, por La Casa de Papel.

Los Premios Iris son los galardones otorgados por la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España, a lo mejor en la pantalla chica ibérica.

En La Casa de Papel, El Fenómeno, el narrador agradece al público el éxito de la serie a la comunidad internacional.

View this post on Instagram

Nos hemos comprado un piso y tengo algunas reflexiones que voy a compartir. La primera fotografía es la de mayor españolidad que me he hecho nunca. Creo que el español es, en definitiva, un ser inmobiliario; que el furor por los metros cuadrados y el «a cuánto estaba esto hace un año» son nuestro pegolán social. Aquí se aprecia. Un hombre en su treintena que irradia optimismo y seguridad. Tenemos en el adn lo de «el ladrillo nunca baja» y «alquilar es tirar el dinero». Cuánto gozo en un instante. La segunda foto, de carácter romántico, es la confirmación del amor. Qué mayor vínculo que el hipotecario. Qué mayor gesto de confianza que pasar de poseerse amatoriamente a poseer juntos. Los metros cuadrados son planicie; cuando hay amor uno ve los metros cúbicos. Que viva la Solomando. En la tercera fotografía decido, no se sabe bien por qué, experimentar con el selfie a dos manos. En el rostro se puede apreciar el esfuerzo del tenista. Se siente uno dios con esas vistas, disculpen la osadía y no practiquen el selfie bimanual. No aporta nada. En la cuarta está la pesadumbre vital. Ese hombre que se pregunta si será ése el balcón desde el que verá su último atardecer en la tierra, si no llegará un día borracho y al orinar hacia la calle no perderá fatalmente el equilibrio. En esa foto, el hombre en la treintena otrora exultante se interroga por cómo quedaría su cuerpo allá abajo, estampado junto a las motos. Después ya me puse a pensar otras cosas, que tienen que ver con reformas, cocinas y tabiques que se mueven. Ya os contaré, carajo.

A post shared by Javier Gómez Santander (@javiergomezsantander) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Este es el perfil de Berlín, según los creadores de La Casa de Papel

El personaje es interpretado por el actor español Pedro Alonso
berlín características la casa de papel